Páginas vistas en total

Translate

jueves, 14 de febrero de 2013

Los esclavos del s.XXI, en occidente, no son chinos

Apartir de de 1999, las autoridades españolas se esforzaron, por todos los medios, en que llegaran, sobretodo por avión, personas de otros países, mano de obra barata, esclavos, que trabajaban en situaciones muy precarias, y ahora, ellos mismos, los responsables, les odian. Es inmoral, aveces, deberíamos avergonzarnos de considerarnos seres humanos.

Los responsables de esta terrible injusticia necesitaban enriquecerse rápido, de forma enfermiza, para comprar articulos de lujo; y para ello necesitaban que bajaran los salarios de los asalariados autóctonos, matando a trabajar por salarios miserables, y en condiciones infrahumanas, a los que traían de fuera, y decían que lo hacían por solidaridad, pero ahora no saben que hacer con ellos, se mueren de hambre por las calles, y les parecen desagradables, a algunos progres y conservadores, que mandan o mandaron en su día, que no saben que hacer con ellos, y les envían a la policía, para que les pida la documentación, y les registre, de forma degradante.

Llegaron, a paises como España, 7 millones de inmigrantes, en poco tiempo. Fué un grave error y, por consiguiente, deberemos ser muy solidarios con estos seres humanos que fueron esclavizados para que otros pudieran lucrarse y enriquecerse más, y más rápido.

La bajada de salarios de la población local fué la auténtica razón de haber fomentado la llegada de tantos millones de personas, esclavos, en tan poco tiempo. Sí, esclavos, porque así se les ha tratado, en todos los sentidos, como a auténticos esclavos del siglo XXI. Con condiciones laborales tercermundistas, salarios de subsistencia, etc., y sólo se han beneficiado de esto unos pocos.

Los culpables de todo esto, esos autodefinidos como centristas, los que nos han gobernado siempre, en democracia, que es el menos malo de los sistemas de gobierno, por supuesto. Esos que decían que el bipartidismo y la alternancia en el poder era la esencia de la democracia.